Marco normativo

El cardenal amarillo es una especie en peligro de extinción. Por eso existe un conjunto de leyes nacionales y provinciales que la protegen. A nivel nacional, se destaca la Ley de Protección y Conservación de Fauna Silvestre, conocida con el número 22.421, la cual establece que “todos los habitantes de la Nación tienen el deber de proteger la fauna silvestre".

La Resolución Nº 62/86, en su Artículo 2º, dice que se “suspende la exportación, comercialización en jurisdicción federal, y el tráfico interprovincial de ejemplares vivos de todas las especies de la fauna autóctona con excepción de las criadas en cautiverio y de todas las consideradas dañinas o perjudiciales por la legislación nacional y provincial vigente y las criadas zootécnicamente por establecimientos inscriptos”.

En el mismo sentido, la Resolución Nº 513/07 en su Artículo 1º, señala que se “prohíbe la caza, la captura, el transito interprovincial, el comercio en jurisdicción federal y la exportación de ejemplares vivos, productos y subproductos de la fauna silvestre que se mencionan en los Anexos I y II de la presente”…, lo cual incluye al cardenal amarillo por estar éste incluido en el Anexo I de la Resolución.

Ley de Protección y Conservación de Fauna Silvestre

La Ley 22.421 dice, en su Artículo 1, que “todos los habitantes de la Nación tienen el deber de proteger la fauna silvestre, conforme a los reglamentos que para su conservación y manejo dicten las autoridades de aplicación”.

En su Artículo 20 especifica que, “en caso de que una especie de la fauna silvestre autóctona se halle en peligro de extinción o en grave retroceso numérico, el Poder Ejecutivo Nacional deberá adoptar medidas de emergencia a fin de asegurar su repoblación y perpetuación. Las provincias prestarán su colaboración y la autoridad de aplicación nacional aportará los recursos pertinentes, pudiendo disponer también la prohibición de la caza, del comercio interprovincial y de la exportación de los ejemplares y productos de la especie amenazada”.

El Decreto Nº 666/97, que reglamenta la aplicación de la ley antes mencionada, en la Sección II, Artículo 4, establece que “la autoridad de aplicación clasificará las especies de la fauna silvestre en a) especies en peligro de extinción, b) especies amenazadas, c) especies vulnerables, d) especies no amenazadas y e) especies insuficientemente conocidas”.

La Pampa

En la Provincia de La Pampa, el  Artículo N° 52 de la Ley Nº 1194 de Conservación de la Fauna Silvestre, modificada por la Ley Nº 2376, establece que las infracciones serán multadas con montos de mil, dos mil, y tres mil "días de multas" (estipulada en el valor de 20 litros de gasoil por día). El Artículo 52 dice: "Las infracciones a la presente Ley y su reglamentación, salvo que el hecho constituya delito, serán sancionadas con: “Multas de entre uno y dos mil “días multa”. En caso de reincidencia del infractor, la misma se fijará con hasta tres mil “días multa “, elevándose hasta Cinco mil días multa a partir de la segunda reincidencia. El día multa quedará establecido en el valor de (20) litros de gas oil de acuerdo al precio del litro que fijará la Autoridad de Aplicación por medio de la norma legal pertinente.”

Otras de las legislaciones vigentes en la provincia es la modificación de los artículos N° 52 Y 53 de la Ley N° 2183, la cual incluye la de inhabilitación para realizar actividades relacionadas con los usos permitidos por la presente Ley, por períodos de entre uno (1) y cinco (5) años en caso de faltas graves, a criterio de la Autoridad de Aplicación.-”

El Artículo 53° establece que “en todos los supuestos se procederá al secuestro de las especies vivas aprehendidas, sus despojos productos y subproductos, como así también de las armas, artes, permisos, licencias, vehículos y otros instrumentos utilizados en la comisión de falta o delito. Las especies vivas aprehendidas, sus productos o subproductos secuestrados quedarán en poder del depositario que designe la Autoridad de Aplicación, hasta tanto se determine su destino”.

En el suelo pampeano está prohibido cazar en la vía pública, transitar con armas cargadas, cazar cualquier especie que no se encuentre habilitada, por ejemplo: aves canoras o vistosas (Cardinales, picahuesos, calandrias, mixtos, lechuzas, etc); ingresar en un campo si el permiso de su propietarios; cazar fuera de temporada, capturar animales para mascotas.

Además, se recomienda al productor que recuerde que el artículo 20 de la Ley 1194 de “Conservación de la Fauna Silvestre” establece que el poseedor de la tierra o agua que gestione un permiso de caza y pesca, será solidariamente responsable con el cazador y/o poseedor del fiel cumplimiento de la Ley y su reglamentación.


Documentos / Leyes

Comentario

asegurese de ingresar información en los campos requeridos (*). Código HTML no está permitido.